Tengo la llave del cambio climatico

Graciela Chichilnisky

Graciela Chichilnisky

 

 

 

 

Nacida en Buenos Aires en una familia de rusos judíos, Chichilnisky suspendió sus estudios en la Universidad de Buenos Aires después de “La Noche de los Bastones Largos”, del 29 de junio de 1966, cuando los militares intervinieron y cesantearon a decenas de docentes.

Profesora de la Universidad de Columbia y la Universidad de Essex, en Gran Bretaña, además de ser profesora visitante en distintas universidades del mundo

Graciela Chichilnisky tiene dos doctorados en Matemáticas.

Uno lo obtuvo en el prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT) y el otro en la Universidad de California, en Berkeley.

En 1976, en la misma universidad, se graduó como doctora en Economía.

Realizó más de 250 investigaciones científicas.
Su admisión al curso de doctorado del prestigioso MIT, sin tener una carrera de grado previa, fue uno de sus actos de audacia académica.

“…….aunque no pensaban que lo pudiera lograr. Un año después, me gradué como la estudiante número uno”.

 

 

 

“……Sería demasiado optimista pensar que sólo la tecnología puede resolver el problema. Pero nuestra propuesta, o alguna similar, también tienen que existir. Seamos claros:

 

“tenemos que reducir la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera.”

 

“No hay opción. Si seguimos aumentando las emisiones, vamos a tener algún tipo de cambio climático. No sabemos qué es lo que va a ocurrir exactamente, pero es seguro que corremos el riesgo de vivir eventos catastróficos.”

 

 

“……Cuando inventamos esta tecnología, Eisenberger y yo decidimos que los países de América Latina, África y las pequeñas islas iban a acceder a ella sin pagar tanto. Son zonas que no contaminaron casi nada, y sin embargo están muy castigadas por el cambio climático. Las islas, por el riesgo de desaparición. África y América Latina, por las sequías en países que dependen mucho de la agricultura, y con poblaciones que tienen menos herramientas para defenderse……..”.

Son torres que trabajan como una colmena de paneles a los que se pega el dióxido de carbono. Una vez llenos, y tras la aplicación de calor y vapor, descienden para liberar el CO2.

 

 

 Cuestan 40 millones de dólares y con la venta del CO2 capturado en dos años y medio se recupera la inversión. Ya se está construyendo una en Alabama con el apoyo del conglomerado japonés IHI, que aportó 15 millones de dólares. La científica confía en que en menos de veinte años sus plantas estarán funcionando en todo el mundo. Si su sueño se cumpliera, dice, se evitaría el peligroso pronóstico de que las temperaturas subieran dos grados para el año 2050 .

 

 

 

  • Descubrio e impulso a Jeff Bezos, quien luego crearía el sitio + de comercio electrónico Amazon.com.

  • Con su juicio a la Universidad de Columbia, a la que acusó de discriminar salarialmente a las mujeres

  • Fue la primera vez que sucedió algo así en la universidad. No significa que el problema haya terminado. A las mujeres en Estados Unidos, y en la universidad, les pagan 40% menos que a los hombres. Luchar contra eso no es un “sprint”, es un maratón”, dice

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tags

You may also like...

0 thoughts on “Tengo la llave del cambio climatico”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRIBETE A MI BOLETIN

Tu nombre:
Email:

Mejores links de Internet

Categorias

Archivos

Ranking Alexa