“La bruja de Wall Street”, Hetty Green

todo dinero

Hetty Green (Massachusetts, Estados Unidos, 21 de noviembre de 1834 – Nueva York, 3 de julio de 1916) apodada como “The Witch of Wall Street/La bruja de Wall Street”, fue alguna vez la mujer más rica del mundo y tal vez la más avara, incluso tuvo lugar en el libro Guinness de los récords como la más tacaña del mundo. .

Sus padres, Abby Robinson y Edward Mott Robinson, eran quáqueros, dirigentes  de una de las industrias balleneras más rentables del país y una de las familias más ricas de la ciudad

Fue una empresaria estadounidense que trabajaba principalmente en el sector inmobiliario, ferrocarriles, y en los préstamos. Hetty empezó a descubrir el mundo de las finanzas. Con tan sólo seis años  leía periódicos de economía y con catorce llevaba las cuentas del hogar.

Desde niña, Hetty Green aprendió de los negocios de su padre, y heredo una gran fortuna, cuando tenía 30 años. Invirtió ese dinero y al momento de su muerte poseía cerca de 100 a 200 millones de dólares (hoy 2 a 3.8 mil millones).

 Se casó a los 33 años con Edward Green un miembro de una acaudalada familia de Vermont, el 11 de julio de 1867, y se mudó a Manhattan, luego  a Londres y vivieron en el hotel Langham donde nacieron sus hijos Edward Howland Robinson Green (22 de agosto de 1868 – 8 de junio de 1936) y Harriet Sylvia Ann Howland Green Wilks,(7 de enero de 1871 – 5 de febrero de 1951).

Luego regresaron a Vermon, EE.UU. ciudad natal de su esposo. Allí comenzaron sus problemas tanto en el ámbito político como en el social. Después, en 1885 su esposo se arruina y Hetty decide separarse. En 1902 Edward enferma del corazón y se reconcilia con Hetty, que le ayuda como enfermera. Ese mismo año, el 19 de marzo Edward muere y se le entierra en Bellows Falls, en el cementerio de la Iglesia Immanuel.

  • Hetty crió a sus dos hijos,. en pequeñas habitaciones de míseros hoteles para pagar bajos impuestos.
  • Usaba el mismo vestido para no gastar en ropa y lo lavaba solo en la parte que daba al piso para ahorrar jabón.
  • La comida era de la peor del mercado y viajaba sin escoltas.
  • Comía una ración de harina de avena diaria y no la calentaba para no gastar gas y compraba las galletas que estaban rotas para sus hijos, porque eran más baratas. Y recorría miles de kilómetros sola, para cobrar deudas. 
  • Era demasiado avara para pagar renta por una oficina. Lo que hacia era despachar sus asuntos financieros en el banco donde depositaba su fortuna; si algún funcionario se le ocurría negarle un escritorio, amenazaba con retirar sus fondos.
  • En una ocasión, su hijo Edward sufrió una herida en la rodilla y lo llevó a una clínica de caridad. Para desgracia de Edward, el médico reconoció a Hetty y exigió que la mujer pagara la consulta. Hetty se negó a hacerlo y lo atendió personalmente.
  • Dos años después, la pierna se infectó y tuvo que ser amputada debido a la gangrena.

Cuando tenía 81 años, Hetty sufrió una apoplejía y su hijo Edward Howland, contrató enfermeras que vestían con ropas comunes para que su madre no se diera cuenta.

En su vejez, comenzó a sufrir de una hernia, pero se negó a someterse a una operación, ya que costaba 150 USD. Sufrió muchos golpes y tuvo que depender de una silla de ruedas. Hetty Green falleció a los 81 años en Nueva York. Murió de apoplejía cuando discutía con una criada. Fue sepultada junto a su esposo.

muere hetty

Cuando la policía registró su casa llena de basura, se encontraron dos llaves. Las llaves llevaron a los policías hasta unas cajas de seguridad de dos bancos locales donde finalmente se descubrió que se trataba de Hetty Green, quien en aquel momento era poseedora de una fortuna tal, que la convertía en la mujer más rica de los Estados Unidos. 

Tras la muerte de Hetty Green, su único hijo varón heredó parte de la fortuna de su madre y se convirtió en un millonario extravagante y despilfarrador que gastaba dinero en fiestas, joyería, yates y diamantes.

En cambio su hija Sylvia, fue una irrazonable ermitaña, que guardó sus millones de dólares en el banco sin ganar intereses.  Sylvia murió en 1951, dejó un patrimonio de alrededor 200 millones USD donándolos a las organizaciones de beneficencia, escuelas, iglesias y hospitales.

 sus monedas

 descansa en paz
 Descansa en Paz!!

Tags

You may also like...

0 thoughts on ““La bruja de Wall Street”, Hetty Green”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRIBETE A MI BOLETIN

Tu nombre:
Email:

Mejores links de Internet

Categorias

Archivos

Ranking Alexa