Cultura emprendedora

 

 

Forbes México

 

.

“Veamos cómo un proyecto social se convierte en una oportunidad de negocio sostenible”,

Te presentamos a  emprendedores mexicanos que defienden el compromiso social en un esquema de negocio:         

 1.    Amarantla

 

  •              Empresa fundada por Felipe Hernández Galicia, en 1990, que se dedica a la producción de productos de amaranto que son distribuidos por Aires del Campo en tiendas de autoservicio, así como en tiendas de la cadena Nutrisa.

  •              Su aporte social se basa en la contratación de   mujeres divorciadas y madres solteras.

” Somos una organización que produce, procesa y comercializa necesidades de los consumidores, cumpliendo con estándares de calidad y responsabilidad social,  nacional,  e internacional.”

Nuestro Impacto:   será  Cualitativo: para:

  • Mejorar el nivel de vida y de ingresos de los trabajadores agrícolas y de el área de manufactura. Responsabilidad social y manejo sustentable de recursos naturales como son suelos agrícolas.

y Cuantitativo:

  • para Aumentar salarios y prestaciones de ley

 

 2. Café Ruta de la Seda:

Ruta de la Seda es una cafetería con repostería orgánica inspirada en la gastronomía de Medio Oriente, Asia y Europa. Los ingredientes, casi siempre locales y de temporada, son adquiridos a precio justo a pequeños agricultores mexicanos. Su Directora General es Yuny Legorburo.

Inspirada en la histórica ruta que unía a Oriente con Occidente, Yuny Legorburo decidió abrir su propio negocio. En él ofrecía postres –galletas, panqués, pasteles, trufas– elaborados a mano con ingredientes orgánicos, procedentes de un comercio justo. Para esta ecopâtisserie, los términos natural y sustentable han estado presentes desde el inicio.

 

:

La Ruta de la Seda era una red de rutas comerciales entre Asia y Europa que se extendía desde Changan, (actualmente Xi’an) en China, Antioquia en Siria y Constantinopla (actualmente Estaambul, Turquía) a las puertas de Europa y que llegaba hasta los reinos hispánicos en el siglo XV. El término “Ruta de la Seda” fue creado por el geógrafo alemán Ferdinand Freiherr von Richthofen, quien lo introdujo en su obra Viejas y nuevas aproximaciones a la Ruta de la Seda, en 1877. Debe su nombre a la mercancía más prestigiosa que circulaba en ella, la SEDA, cuya elaboración era un secreto que sólo los chinos conocían. Los romanos se convirtieron en grandes aficionados de este tejido, tras conocerlo antes del comienzo de nuestra era a través de los partos, quienes estaban al tanto de su comercio. Muchos productos transitaban estas rutas: piedras y metales preciosos, telas de lana o de lino, ámbar, marfil, laca, especias, vidrio, materiales manufacturados, coral, etc.

Café Ruta de la Seda: “Brindamos salud y apoyamos el comercio justo local”

Hoy día La Ruta de la Seda ofrece platillos tanto salados como dulces: empanadas (como las exquisitas samosas), ensaladas (algunas de ellas, como la basanti, con flores orgánicas), galletas, rebanadas de pastel, tartas, panqués, y un menú bastante extenso de bebidas: tés y tisanas de todo el mundo, café orgánico chiapaneco, limonada con flores y lassi hindú son sólo algunas opciones.

  • Es un proyecto que surgió hace más de cinco años con la idea de tener un café y casa de té con una pastelería saludable, donde se usaran ingredientes orgánicos.

  • Uno de los  impactos es que brindamos salud: 80% de nuestra carta está elaborada con productos orgánicos y libres de pesticidas. También apoya al comercio justo local, pues compramos nuestros insumos directamente a los agricultores. Nosotros casi no compramos a intermediarios.

  • Trabajamos  con  alrededor de 30 cooperativas u organizaciones de productores de alimentos orgánicos. Aparte, con otros agricultores que nos traen sus cosechas durante la temporada.

    Si contáramos a todos, hablaríamos de alrededor de 40 proveedores locales orgánicos sustentables a lo largo del año.

  • Sí, es un modelo tradicional de negocios. Sin embargo, usamos insumos orgánicos, locales y de temporada mayoritariamente. Además de nuestra oferta de café, té y pastelería contamos con un menú sencillo de ensaladas y emparedados con panes hecho en casa.

  • Tenemos pensado abrir otro local de Café Ruta de la Seda en la colonia Roma, Distrito Federal. Va a ser parte de un nuevo proyecto que va a incluir a diversos negocios del giro gastronómico y estamos invitados a participar junto con 30 o 40 empresas más.

 

  • En un plazo de algunos años pensamos adquirir un pedazo de tierra en los alrededores de la ciudad. Tal vez allí podamos cultivar nuestras frutas y verduras.

La próxima vez que busques salir de la rutina y escaparte a un entorno amigable, no dudes visitar este lugar.

 

Esta serie de propuestas emprendedoras, CONTINUARA….

 

   Consultas:   Wikipedia, textos especializados y  escritos  de Roberto Arteaga; Reportero de Empresas en Forbes.com.mx. Amante de las historias y obsesionado de los temas de negocios. Cree que las letras y los números son los símbolos que gobiernan la fe del mundo. idea que comparto

 

 

 

 

 

Tags

You may also like...

0 thoughts on “Cultura emprendedora”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRIBETE A MI BOLETIN

Tu nombre:
Email:

Mejores links de Internet

Categorias

Archivos

Ranking Alexa